jueves, 14 de enero de 2010

Un autobús llamado olvido

El lunes 11 de enero alcancé las 2.000 aportaciones al foro "Ábrete Libro"; bajo el seudónimo de Fenix, sin acento, fui contribuyendo con otros a la implantación de este foro. Casi cuatro años más tarde, muchos de los que conocí entonces, apenas participan o se han marchado definitivamente. Otros ocupan esos lugares con entusiasmo, pero yo me sentía un extraño.
Me despedí con un acertijo, pero nadie supo interpretarlo. Le llamé "Un autobus llamado olvido"

El apagón al alcanzar el número mágico, al cambio de millar: una mirada al pasado, una simple mirada melancólica y, al regresar, apenas reconoce a los que ve, aunque algunos se resistan simulando que nada es mutable, que todo es como fue.
ya no urden los hilos de la trama, sólo entradas esporádicas que miden el clamor que aún levantan los que un día se diluyeron. Luego, la larga ausencia. Algún día, ni eso: nadie sabrá que existieron.
No abandonará el sentido, no puede: flotará sobre la reunión como dicen hacen las almas al abandonar el cuerpo mortal.
Ahora, justo ahora, ya camina hacia el olvido.

Mi avatar marcaba 2.000, el número mágico, el cambio del millar. Había estado mirando antiguos hilos de ese foro, una mirada melancólica y, al volver, ninguno de los conocidos estaba conectado, todos foreros que me son ajenos. Algunos de los antiguos se resisten a marchar, aunque participen poco, otros entran de vez en cuando y son aclamados durante un buen rato, para luego marcharse un buen trecho.

Los que se marcharon ya no dan vida a ese foro, no están en los hilos que con tanta ilusión tejieron, están en otros proyectos. Sus entradas cada vez están más espaciadas, así que algún día nadie se acordará de ellos.

Me he ido aunque siga entrando para ver, no abandonaré el sentido. Sin embargo, ese día tomé el autobús del olvido.






9 comentarios:

Violeta dijo...

Ohhhh!! Pues no, no lo pillé, sniff... Y así, explicado, es más bonito aun.

Besos.

Artemisia dijo...

yo no lo lei, los demás no nos hemos ido, seguimos despacito y diversificamos nuestras fuerzas en nuevos autobuses, es ley de vida. Pero cuando quieras Antonio, los que eramos, siempre estaremos.

Alicia dijo...

Yo ni siquiera lo había leído. Entro de pascuas a ramos al foro, mi nuevo trabajo me impide más asiduidad hace tiempo (antes me pasabas las horas muertas del curro entre post y post y ya no puedo hacerlo).

De todas formas, nosotros seguimos por aquí. Ya sabes que somos de casta guerrera pero de buen corazón.

Y nos puedes visitar en le otro autobús, como dice Arte.

Un beso enorme, y avísanos cuando vengas del frío.

Antonio Ruibérriz de Torres dijo...

Nada de ohhhh!! ni de sniffes, me voy de allí sin marcharme, sigo teniendo mi "dormant", un forero dormido llamado RoRo, que lo sacaré a pasear de vez en cuando, pero Fenix ya no tiene con quien compartir su sarcasmo.
Besos Violet.

Antonio Ruibérriz de Torres dijo...

Mi querida Arte, yo sólo dejo espacio a los que realmente se esfuerzan post a post. Que se me fuese Takeo me afectó, no estuve en su altercado de piratería y no me enteré qué fue lo qué ocurrió. Red sólo nos visita de higos a brevas, Barco ya no juega con el Eki, Mil y pico no pone sus poemas, total nada es como fue. Así que os veré por otros lugares de encuentro.
Un beso.

Antonio Ruibérriz de Torres dijo...

Alicia, me alegros por ese trabajo que te impide perder el tiempo como te gustaría. En tiempos como estos, mejor estar en el trabajo que frente al ordenador. He visto el nuevo autobús ABTCorazón, pero me pierdo en los procedimientos, ten en cuenta que tras Takeo, yo era el de más edad, así que necesitaré que me expliquéis como funciona eso. Besos.

julia dijo...

Ya sabes que hay quien te quiere por aqui y te echa de menos. Me alegra que no te perdieras al buscar el otro autobus, en seguida te haras con sus rutina.

Siempre me gusta vere por aqui. Y yo lo siento pero a los foreros escriben casi no entro. Espero poder seguir mandandote los mps cuando te vea conectado.
Mil besos

Antonio Ruibérriz de Torres dijo...

Gracias Julia, mándalos esté o no conectado, los recibo igual a través de mi correo: cosas de la informática, ¡qué mundo este!
Besos

nosequé dijo...

Menos mal que no te has ido del todo.
Todo cambia. Y es bueno.
Nos dan miedo los cambios, pero son necesarios.
Dan nuevas ilusiones y nuevas miradas.
No te vayas del todo, la casa estará mejor con tu presencia.
Un abrazo